En una ciudad pequeña, al centro sur de Cuba, artistas de diferentes generaciones proponen una diversidad de técnicas y formatos en la recién inaugurada exposición colectiva “Espacios Sagrados”, en la galería Tristá, perteneciente a la Oficina del Conservador de Trinidad, municipio de Sancti Spíritus.

Los cienfuegueros Santiago Hermes, líder del proyecto sociocultural Trazos Libres, y el joven Ernesto Rodríguez González, forman parte de los diferentes creadores que ofrecieron al público una poética propia, una interpretación personal respecto a lo sagrado, sin límites de técnicas, formatos y manifestaciones.
Sin dudas, resultó un festín de propuestas interesantes donde pudo disfrutarse de las más diversas maneras de visualizar el arte: obras tridimensionales, bidimensionales, performances, videoartes hasta obras pictóricas y esculturas en madera.

No existió momento para la monotonía fue siempre una inauguración in crescendo, primero con el performance ¿Agua para Yemayá? que motivó el baile de muchos de los asistentes, a lo que siguió el action painting Fifi Okán Osun (Con el corazón en la pintura) de Santiago Hermes donde hizo uso de materiales provenientes de la naturaleza (girasoles, agua, tierra, madera) para construir una herramienta o primitivo pincel y darle riendas sueltas a la imaginación.

Por su parte, Ernesto Rodríguez González, graduado de la escuela de Artes Plásticas de Trinidad, presentó una iconografía relacionada con la temática sacra, la imagen sagrada en un sincero contrastante.
Es así como artistas trinitarios y cienfuegueros confluyeron en la expo “Espacios Sagrados”, fruto de un proyecto de curaduría que se realiza desde hace dos años, según declaraciones de Atner Cadalso González, especialista del Consejo Provincial de las Artes Plásticas en Sancti Spíritus, y curador de la muestra.

Asegura Cadalso que este proyecto comenzó con el nombre de “Espacios Interiores”, con la idea de recrear la intimidad de la vivienda, “después le propusimos al artista trabajar con los objetos de la casa, pero esta vez quisimos ampliar el concepto y planteamos la idea de Espacios Sagrados, en base a una interpretación de lo que puede ser sagrado para cada uno de los creadores.

A nivel de concepto lo sagrado implica una idea que va más allá del ámbito religioso, la sacralidad es un concepto más bien personal, más allá de lo que puede ser una creencia. Por tanto esta es una invitación a apreciar obras diversas que van desde un espacio de trabajo, un objeto concreto de decoración, vivencias cotidianas, hasta piezas más implicadas con el aspecto religioso que tocan asuntos de la sociedad o de la política cubana o mundial.”

Variedad de generaciones, diversidad de técnicas, sin dudas acercan la obra al público, de manera que se establece en “Espacios Sagrados” un verdadero proceso comunicacional entre obra, artista, concepto y espectador.


Mi obra aborda elementos de la identidad del género humano desde una proyección universal, develada frecuentemente con un matiz ecohumanista