En un pueblo pequeño, hacia el norte de la ciudad de Cienfuegos, Palmira, desde hace algunos años acontece un evento de sincretismo e identidad, Aggó Ilé (con permiso de la casa).

“La misión de mi raíz” fue el título de la expo que inauguró el artista Santiago Hermes en la Casa de la Cultura de Palmira. Allí anunció la sorpresa de un premio para quien se acercara a través de sus propias palabras a la esencia de la pieza La sospecha.

Jenny Pantoja, miembro del Instituto Cubano de Antropología de La Habana, ganó el Premio Sorpresa ya que sus opiniones, registradas en el Libro de Firmas de la Exposición, expresaron la simbología más próxima a la obra.

“Once, son once los pescados sobre la sangrienta cabeza, más no será Santiago a quien se le salga el agua por la canasta. Ojuani en peces, Ojuani que pare a Oche…”, un fragmento.

Mientras, José Alberto, del museo de Guanabacoa y María Luisa Serrano, también del Instituto Cubano de Antropología, alcanzaron menciones por sus acertadas opiniones.

Fue así como especialistas, etnólogos, teóricos, metodólogos, investigadores, artistas, musicólogos disfrutan de una verdadera fiesta del tambor, la música, el ritual, en suma la historia cultural de un municipio eminentemente etnoreligioso.

Sofía Marilyn Águila Rodríguez, especialista del museo de Palmira, asegura que el evento se realiza cada dos años, y en esta ocasión está dedicado al centenario de la inscripción oficial de la Sociedad Religiosa Santa Bárbara, a los líderes religiosos de la comunidad y a la Rumba como Patrimonio Inmaterial.

“Hace 28 años contamos con el apoyo de las autoridades locales que han hecho suyo el evento, pero lo que me asombró esta vez fue la escasa divulgación del Aggó Ilé y la poca cobertura periodística de los medios provinciales”.

“Por los años de recorrido y su connotación, considero que el certamen debiera convertirse en Nacional, aunque siempre se aprobó como provincial con incidencia nacional, pues desde el principio le hemos abierto las puertas a invitados de otras provincias, quienes consideran, principalmente el Presidente de Honor Manuel Martínez Casanova, que el Aggó Ilé debería ser La Fiesta del Fuego de la región central, claro si todas las autoridades le pusieran la intencionalidad y recursos que exigiría un encuentro de este tipo”, puntualizó Águila Rodríguez.

Acota la coordinadora general del Aggó Ilé, Marilyn Águila, que este año sesionan en dos comisiones de trabajo y reafirma que una de las jornadas más intensas será el 4 de diciembre cuando se realice un Taller sobre las Festividades de Santa Bárbara: puntos de contacto, donde los investigadores ofrecerán sus criterios e intercambiaran experiencias sobre este particular en diferentes territorios de Cuba.


Mi obra aborda elementos de la identidad del género humano desde una proyección universal, develada frecuentemente con un matiz ecohumanista